Reparación de aspiradoras, todas las marcas

En el taller de Juan Antonio Jimenez Sánchez en Plutarco Elías Calles también se reparan luces navideñas, hornitos, microondas, licuadoras, abanicos, planchas de ropa y cabello, secadoras de pelo, lamparas y más…
Juan Antonio repara de todo. Hace trabajos de plomería y electricidad a domicilio. No esta solo en su taller: trabaja juntos con Jose Antonio Hernandez.
La mayoría de sus clientes son de la Colonia del Valle. La gente sabe de su taller porque se corre la voz.
Ántes Juan Antonio era empleado de una ferretería, pero hace 10 años se independentizó.
Su taller esta abierto cada día, incluso los sábados, desde las 9.30am hasta los 7.30pm. A veces Juan Antonio viene también los domingos, en casos de emergencias.
Cuenta que hay muchos hornos de microondas por las que la gente ya no vino. Con todos estos hornos tiene que quedarse el ahorita.

From Reparan aspiradores y mucho más
From Reparan aspiradores y mucho más
From Reparan aspiradores y mucho más
From Reparan aspiradores y mucho más
From Reparan aspiradores y mucho más

El reino vegetal de la Barranca de Pedregal

Antes por la 21 de Marzo pasaba un río.
Había muchos ríos que bajaban de la sierra en aquellos tiempos.
No eran ríos de verdad, sino que más bien, ríos de lluvia.

Este árbol sabe de cómo se veía cuando por aquí bajaba el agua.
Es el pirul. Así se llama el.

From Flora de Tampiquito

El pirul descansando en unas escaleras de piedra.

From Flora de Tampiquito

Este es el mezquite (que se puede confundir con el pirul).

From Flora de Tampiquito

La ceiba y el maguey.

From Flora de Tampiquito

Hay una historia de la sagrada ceiba. Viene de los Mayas que idolatraban este árbol. Para ellos el árbol simbolizaba la perpetuidad, grandeza, bondad, fuerza, vida, unión y belleza.
El maguey es también un árbol milagroso, aprovechado por los antiguos mesoamericanos.

“El árbol de las maravillas, es el maguey, del que los nuevos o chapetones, suelen escribir milagros, de que da agua y vino, aceite y vinagre, miel, arrope e hilo, aguja y otras cien cosas”.

Así escribió el jesuita José de Acosta en su Historia Natural y Moral de las Indias.